/ sábado 14 de julio de 2018

Cabada versus Mocken: hay pleito para rato.

 “En política lo importante es convencer, persuadir, no improvisar.”

Jesús Reyes Heroles

Todo parece indicar que la Asamblea Municipal Electoral de Ciudad Juárez no tiene para cuando presentar resultados claros y concisos de quien resultó ganador en la elección de presidente municipal.

En palabras del célebre maestro Reyes Heroles “la forma es fondo”, y eso, creo que es lo que ha causado mayor inquietud en la población juarense. Las formas no han sido guardadas por la autoridad electoral designada por el Instituto Estatal Electoral, y, si las formas no se han guardado, es seguro que los fondos tampoco.

De acuerdo con datos otorgados por la autoridad electoral, en Ciudad Juárez participaron 515 mil 786 votantes, aunque si contamos el total de votos emitidos para cada partido, candidatos no registrados y los votos anulados, obtenemos un total real 515,816 sufragios. Las cifras siguen sin coincidir, tal parece que sumar votos no es el fuerte de la asamblea.

Aunque se determinó el día de ayer que el ganador de la contienda fue el candidato de Morena, por un total de mil 281 votos, es un hecho que no hay gran diferencia entre uno y otro candidato, lo cierto, es que el porcentaje de votos entre uno y otro es de menos del .3% del total de la elección.

La resistencia del órgano electoral para satisfacer la demanda de claridad en la elección, solo ha causado incertidumbre en la ciudadanía y desconfianza en el proceso electoral mismo.

Hasta ahora ya se han contado el total de paquetes electorales, y la diferencia que en un principio era de más de 5 mil votos, se ha reducido hasta menos de una cuarta parte de esa primera supuesta ventaja. Muy seguramente vendrá la impugnación de la elección por las constantes omisiones innecesarias del órgano electoral.

Esperemos que pronto se resuelva para bien el futuro político de nuestra querida comuna, la democracia en nuestra ciudad no ha sido siempre respetada, recordemos el “Concejo Municipal 2001-2002”, una imposición del entonces gobernador Patricio Martínez derivada de la anulación de la elección municipal en aquel tiempo.

Es un hecho que hoy en día los intereses políticos están muy por encima del bienestar de Ciudad Juárez, pero más vale evitar un río revuelto para ganancia de pescadores, por el bien de nuestra sociedad, la autoridad electoral está obligada a realizar un trabajo profesional y ético, lejos de improvisaciones, pifias y retrasos innecesarios.

Los costos de impugnar la elección los asumimos todos, desde las perspectivas política, social y económica. En pleno 2018 ya existe tecnología suficiente que bajo los debidos protocolos y procedimientos de seguridad, permiten garantizar elecciones limpias y confiables.

Carlos Iván González

Periodista e historiador.

carlosivanglez5@gmail.com

 “En política lo importante es convencer, persuadir, no improvisar.”

Jesús Reyes Heroles

Todo parece indicar que la Asamblea Municipal Electoral de Ciudad Juárez no tiene para cuando presentar resultados claros y concisos de quien resultó ganador en la elección de presidente municipal.

En palabras del célebre maestro Reyes Heroles “la forma es fondo”, y eso, creo que es lo que ha causado mayor inquietud en la población juarense. Las formas no han sido guardadas por la autoridad electoral designada por el Instituto Estatal Electoral, y, si las formas no se han guardado, es seguro que los fondos tampoco.

De acuerdo con datos otorgados por la autoridad electoral, en Ciudad Juárez participaron 515 mil 786 votantes, aunque si contamos el total de votos emitidos para cada partido, candidatos no registrados y los votos anulados, obtenemos un total real 515,816 sufragios. Las cifras siguen sin coincidir, tal parece que sumar votos no es el fuerte de la asamblea.

Aunque se determinó el día de ayer que el ganador de la contienda fue el candidato de Morena, por un total de mil 281 votos, es un hecho que no hay gran diferencia entre uno y otro candidato, lo cierto, es que el porcentaje de votos entre uno y otro es de menos del .3% del total de la elección.

La resistencia del órgano electoral para satisfacer la demanda de claridad en la elección, solo ha causado incertidumbre en la ciudadanía y desconfianza en el proceso electoral mismo.

Hasta ahora ya se han contado el total de paquetes electorales, y la diferencia que en un principio era de más de 5 mil votos, se ha reducido hasta menos de una cuarta parte de esa primera supuesta ventaja. Muy seguramente vendrá la impugnación de la elección por las constantes omisiones innecesarias del órgano electoral.

Esperemos que pronto se resuelva para bien el futuro político de nuestra querida comuna, la democracia en nuestra ciudad no ha sido siempre respetada, recordemos el “Concejo Municipal 2001-2002”, una imposición del entonces gobernador Patricio Martínez derivada de la anulación de la elección municipal en aquel tiempo.

Es un hecho que hoy en día los intereses políticos están muy por encima del bienestar de Ciudad Juárez, pero más vale evitar un río revuelto para ganancia de pescadores, por el bien de nuestra sociedad, la autoridad electoral está obligada a realizar un trabajo profesional y ético, lejos de improvisaciones, pifias y retrasos innecesarios.

Los costos de impugnar la elección los asumimos todos, desde las perspectivas política, social y económica. En pleno 2018 ya existe tecnología suficiente que bajo los debidos protocolos y procedimientos de seguridad, permiten garantizar elecciones limpias y confiables.

Carlos Iván González

Periodista e historiador.

carlosivanglez5@gmail.com