/ martes 16 de abril de 2019

El Juglar de la Red

El periodista de la cadena Univisión, Jorge Ramos, se apersonó en las conferencias “mañaneras” del presidente Andrés Manuel López Obrador y exhibió, no solamente que las muertes violentas han aumentado en este sexenio, también demostró que cuestionar con datos al gobernante implica exponerse a un linchamiento que se orquesta desde la Presidencia de la República contra la prensa crítica.

En la conferencia “mañanera” realizada el viernes 12 de abril, el periodista Ramos y el presidente López, sostuvieron un encuentro donde el tema central fue el de las cifras de muertes violentas; con datos del propio gobierno federal –que serían eliminados de sus páginas oficiales posteriormente—Jorge Ramos demostró un incremento de los asesinatos del 13 por ciento en este gobierno; el Presidente utilizó su consabido “yo tengo otros datos” y cuando se le indicó que los números eran de su propio gobierno no tuvo elementos para rebatir.

Los cuestionamientos y la forma como el periodista de Univisión exhibió al Presidente de México no gustaron en Palacio Nacional y determinaron un plan de contención de daños.

Lo primero fue iniciar un linchamiento contra el periodista Jorge Ramos y lo acusaron de ser agente de la CIA, de ser un emisario del capitalismo ultraconservador, de estar al servicio de la “mafia del poder” y de formar parte de la prensa Fifí.

En redes sociales se activaron “bots” y “troles” cuya única función fue demeritar el trabajo y la trayectoria del periodista, repitiendo acusaciones y lanzaron contra él toda una andanada de calificativos denigrantes.

Por el tamaño de la reacción se comprendía el grado de molestia que sus cuestionamientos causaron.

El asunto no terminó ahí; para el viernes, utilizando “periodistas” con preguntas sembradas, en la misma conferencia mañanera se le recordó al presidente López Obrador el incidente con el periodista de Univisión y ahí fue respondió:

“Dicen que Jorge Ramos es mejor periodista que ustedes, yo no creo. Ustedes son prudentes, si se pasan ya saben lo que les pasa. Pero no soy yo, es la gente”.

Para los defensores a ultranza de López Obrador lo anterior no es más que el derecho a la libertad de expresión que tiene el Mandatario, pero en realidad es una amenaza velada de que a la prensa crítica, no a la sumisa con la cual se llenan las conferencias mañaneras, se le va a linchar por tocar al Mesías.

Las conferencias “mañaneras” del presidente López Obrador no solamente son una exposición innecesaria y protagónica de su parte –a donde acuden otros personajes a los que también gusta el protagonismo y que buscan agradar al Presidente con preguntas “inteligentes” y a modo--, este ejercicio está plagado de anuncios falsos.

La empresa “SPIN Taller de Comunicación Política” viene analizando la información que proporciona el presidente López Obrador.

En los 136 días que tiene su gobierno, se han realizado 93 conferencias “Mañaneras” con una duración en promedio de 81 minutos cada una. En las comparecencias comprendidas entre el 1 al 12 de abril se hicieron 59 afirmaciones falsas.

Es decir, el Presidente López Obrador miente de manera regular en sus conferencias mañaneras y lo que no gusta a sus “fans” es precisamente que esas falsedades sean exhibidas como las mentiras que realmente son.

Debemos recordar que en marzo pasado, el número de afirmaciones falsas que hizo el Presidente López Obrador fue de 86, poco más de dos por cada conferencia. Esto solamente indica que las mentiras no son producto de un gazapo o de la ingenuidad, en realidad se trata de utilizarlas como una estrategia de desinformación.

Si el presidente López Obrador miente, así le duela a sus seguidores, los periodistas estamos obligados a mostrar la falsedad de la información proporcionada, eso es libertad de expresión y eso es lo que se defiende; eso es lo que hizo Jorge Ramos y ya vimos que estar en esa línea del ejercicio periodístico implica un feroz ataque que se paga con recursos del pueblo solamente para no dejar que se descubra la mentira.Rafael Cano Franco es reportero y conductor de Noticias, también preside el Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores A.C.

El periodista de la cadena Univisión, Jorge Ramos, se apersonó en las conferencias “mañaneras” del presidente Andrés Manuel López Obrador y exhibió, no solamente que las muertes violentas han aumentado en este sexenio, también demostró que cuestionar con datos al gobernante implica exponerse a un linchamiento que se orquesta desde la Presidencia de la República contra la prensa crítica.

En la conferencia “mañanera” realizada el viernes 12 de abril, el periodista Ramos y el presidente López, sostuvieron un encuentro donde el tema central fue el de las cifras de muertes violentas; con datos del propio gobierno federal –que serían eliminados de sus páginas oficiales posteriormente—Jorge Ramos demostró un incremento de los asesinatos del 13 por ciento en este gobierno; el Presidente utilizó su consabido “yo tengo otros datos” y cuando se le indicó que los números eran de su propio gobierno no tuvo elementos para rebatir.

Los cuestionamientos y la forma como el periodista de Univisión exhibió al Presidente de México no gustaron en Palacio Nacional y determinaron un plan de contención de daños.

Lo primero fue iniciar un linchamiento contra el periodista Jorge Ramos y lo acusaron de ser agente de la CIA, de ser un emisario del capitalismo ultraconservador, de estar al servicio de la “mafia del poder” y de formar parte de la prensa Fifí.

En redes sociales se activaron “bots” y “troles” cuya única función fue demeritar el trabajo y la trayectoria del periodista, repitiendo acusaciones y lanzaron contra él toda una andanada de calificativos denigrantes.

Por el tamaño de la reacción se comprendía el grado de molestia que sus cuestionamientos causaron.

El asunto no terminó ahí; para el viernes, utilizando “periodistas” con preguntas sembradas, en la misma conferencia mañanera se le recordó al presidente López Obrador el incidente con el periodista de Univisión y ahí fue respondió:

“Dicen que Jorge Ramos es mejor periodista que ustedes, yo no creo. Ustedes son prudentes, si se pasan ya saben lo que les pasa. Pero no soy yo, es la gente”.

Para los defensores a ultranza de López Obrador lo anterior no es más que el derecho a la libertad de expresión que tiene el Mandatario, pero en realidad es una amenaza velada de que a la prensa crítica, no a la sumisa con la cual se llenan las conferencias mañaneras, se le va a linchar por tocar al Mesías.

Las conferencias “mañaneras” del presidente López Obrador no solamente son una exposición innecesaria y protagónica de su parte –a donde acuden otros personajes a los que también gusta el protagonismo y que buscan agradar al Presidente con preguntas “inteligentes” y a modo--, este ejercicio está plagado de anuncios falsos.

La empresa “SPIN Taller de Comunicación Política” viene analizando la información que proporciona el presidente López Obrador.

En los 136 días que tiene su gobierno, se han realizado 93 conferencias “Mañaneras” con una duración en promedio de 81 minutos cada una. En las comparecencias comprendidas entre el 1 al 12 de abril se hicieron 59 afirmaciones falsas.

Es decir, el Presidente López Obrador miente de manera regular en sus conferencias mañaneras y lo que no gusta a sus “fans” es precisamente que esas falsedades sean exhibidas como las mentiras que realmente son.

Debemos recordar que en marzo pasado, el número de afirmaciones falsas que hizo el Presidente López Obrador fue de 86, poco más de dos por cada conferencia. Esto solamente indica que las mentiras no son producto de un gazapo o de la ingenuidad, en realidad se trata de utilizarlas como una estrategia de desinformación.

Si el presidente López Obrador miente, así le duela a sus seguidores, los periodistas estamos obligados a mostrar la falsedad de la información proporcionada, eso es libertad de expresión y eso es lo que se defiende; eso es lo que hizo Jorge Ramos y ya vimos que estar en esa línea del ejercicio periodístico implica un feroz ataque que se paga con recursos del pueblo solamente para no dejar que se descubra la mentira.Rafael Cano Franco es reportero y conductor de Noticias, también preside el Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores A.C.

miércoles 18 de septiembre de 2019

El Juglar de la Red

martes 03 de septiembre de 2019

El Juglar de la Red

martes 20 de agosto de 2019

El Juglar de la Red

miércoles 14 de agosto de 2019

El Juglar de la Red

miércoles 07 de agosto de 2019

El Juglar de la Red

martes 09 de julio de 2019

El Juglar de la Red

martes 02 de julio de 2019

El Juglar de la Red

martes 25 de junio de 2019

El Juglar de la Red

martes 18 de junio de 2019

El Juglar de la Red

martes 11 de junio de 2019

El Juglar de la Red

Cargar Más