/ sábado 11 de agosto de 2018

La lucha por la rectoría de la UACJ: el que manda está enfrente

Las universidades públicas son campos de generación, enseñanza, difusión y divulgación del conocimiento científico de las regiones de las que forman parte.

Son además organismos autónomos que con una planta de “profesores-investigadores", coordinaciones administrativas e infraestructura física educativa,  se encargan de atender las demandas formativas de estudiantes de licenciaturas y posgrados.

Así también, las universidades públicas son responsables de generar investigación científica, humanística y tecnológica  en favor de la comunidad, pues de ella emanan y dependen.

De esta forma, las universidades públicas requieren de ejes y planes rectores que orienten su labor a fin de cumplir con sus objetivos y responsabilidades.

Por esa razón existe la figura de “Rector” o “Rectora”, quien se responsabiliza de dirigir y coordinar las labores de enseñanza, investigación y difusión de la cultura. Así como también de las relaciones con los poderes públicos, otras instituciones académicas, organismos sociales y empresariales (Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, 1995)

En ésta como en otras universidades se pondera —por lo menos en el discurso— la aceptación de corrientes diversas de pensamiento, no obstante se impone una visión de proyecto universitario, por encima de otras. Así ha sido y será siempre en política.

En noviembre del año pasado, un día después de las elecciones de consejeros universitarios, el rector de la máxima casa de estudios de Ciudad Juárez, se comunicó con su Secretario Académico, su intención era negociar.

Éste aceptó no sin antes poner la condición de que fuese a través de un intermediario: un jefe de departamento del Instituto de Ciencias Sociales y Administración.

Para esas fechas los despropósitos habían sido muchos para el grupo afín al funcionario y la relación como ahora, ya era tensa entre ambos.

Ahora con el registro de las candidaturas para la elección de Rector en dicha institución, el Lic. Loera de la Rosa ha dejado ver el músculo político y la fortaleza ante los embates que ha enfrentado al interior y fuera de la institución.

Aunque lo ha negado públicamente, los rumores entorno al apoyo del hoy presidente electo a su proyecto de Universidad, tienen bases en la relación de AMLO con su hermano menor y hoy virtual coordinador de políticas federales para el Estado de Chihuahua: Luis Carlos Loera de la Rosa.

Vayamos interpretando un acontecimiento político importante.

El pasado martes 7 de agosto, se llevó a cabo en las instalaciones de la UACJ el “Foro Escucha Ciudad Juárez. Por la pacificación y reconciliación nacional”, en el presidium estuvieron presentes las principales figuras políticas entorno al hoy presidente electo. Sin embargo el gran ausente fue el rector Ricardo Duarte, quien debió observar el evento desde las butacas.

Imaginemos que nos solicitan la casa de la cual somos responsables, para organizar un evento político destacado, sin embargo no somos invitados a dar la bienvenida a las autoridades presentes, mucho menos a convivir en el presidium. Vaya despropósito el que se provoca.

Por si no fuera suficiente, la organización del evento y de las mesas relatoras estuvieron a cargo de profesores cercanos al actual Secretario Académico.

En momentos de transición política, las figuras salientes van perdiendo poder conforme se acerca el ocaso de sus administraciones, quizá este momento ha llegado para la administración actual de la UACJ.

Esperemos que los destinos de la Universidad de todos y todas sean dirigidos por una persona responsable, que oriente a la institución hacia la calidad académica, permita la escucha de las diversas voces y sobretodo encabece la transferencia de conocimientos tecnológicos, sociales y económicos para el bien del Estado de Chihuahua. Ya es hora.

Carlos Iván González

Periodista e historiador.

carlosivanglez5@gmail.com

Las universidades públicas son campos de generación, enseñanza, difusión y divulgación del conocimiento científico de las regiones de las que forman parte.

Son además organismos autónomos que con una planta de “profesores-investigadores", coordinaciones administrativas e infraestructura física educativa,  se encargan de atender las demandas formativas de estudiantes de licenciaturas y posgrados.

Así también, las universidades públicas son responsables de generar investigación científica, humanística y tecnológica  en favor de la comunidad, pues de ella emanan y dependen.

De esta forma, las universidades públicas requieren de ejes y planes rectores que orienten su labor a fin de cumplir con sus objetivos y responsabilidades.

Por esa razón existe la figura de “Rector” o “Rectora”, quien se responsabiliza de dirigir y coordinar las labores de enseñanza, investigación y difusión de la cultura. Así como también de las relaciones con los poderes públicos, otras instituciones académicas, organismos sociales y empresariales (Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, 1995)

En ésta como en otras universidades se pondera —por lo menos en el discurso— la aceptación de corrientes diversas de pensamiento, no obstante se impone una visión de proyecto universitario, por encima de otras. Así ha sido y será siempre en política.

En noviembre del año pasado, un día después de las elecciones de consejeros universitarios, el rector de la máxima casa de estudios de Ciudad Juárez, se comunicó con su Secretario Académico, su intención era negociar.

Éste aceptó no sin antes poner la condición de que fuese a través de un intermediario: un jefe de departamento del Instituto de Ciencias Sociales y Administración.

Para esas fechas los despropósitos habían sido muchos para el grupo afín al funcionario y la relación como ahora, ya era tensa entre ambos.

Ahora con el registro de las candidaturas para la elección de Rector en dicha institución, el Lic. Loera de la Rosa ha dejado ver el músculo político y la fortaleza ante los embates que ha enfrentado al interior y fuera de la institución.

Aunque lo ha negado públicamente, los rumores entorno al apoyo del hoy presidente electo a su proyecto de Universidad, tienen bases en la relación de AMLO con su hermano menor y hoy virtual coordinador de políticas federales para el Estado de Chihuahua: Luis Carlos Loera de la Rosa.

Vayamos interpretando un acontecimiento político importante.

El pasado martes 7 de agosto, se llevó a cabo en las instalaciones de la UACJ el “Foro Escucha Ciudad Juárez. Por la pacificación y reconciliación nacional”, en el presidium estuvieron presentes las principales figuras políticas entorno al hoy presidente electo. Sin embargo el gran ausente fue el rector Ricardo Duarte, quien debió observar el evento desde las butacas.

Imaginemos que nos solicitan la casa de la cual somos responsables, para organizar un evento político destacado, sin embargo no somos invitados a dar la bienvenida a las autoridades presentes, mucho menos a convivir en el presidium. Vaya despropósito el que se provoca.

Por si no fuera suficiente, la organización del evento y de las mesas relatoras estuvieron a cargo de profesores cercanos al actual Secretario Académico.

En momentos de transición política, las figuras salientes van perdiendo poder conforme se acerca el ocaso de sus administraciones, quizá este momento ha llegado para la administración actual de la UACJ.

Esperemos que los destinos de la Universidad de todos y todas sean dirigidos por una persona responsable, que oriente a la institución hacia la calidad académica, permita la escucha de las diversas voces y sobretodo encabece la transferencia de conocimientos tecnológicos, sociales y económicos para el bien del Estado de Chihuahua. Ya es hora.

Carlos Iván González

Periodista e historiador.

carlosivanglez5@gmail.com