/ jueves 20 de junio de 2019

Partículas del micropoder



El término micropoder fue acuñado inicialmente por Michel Foucault. Con él hacía referencia a la forma o formas en las cuales el poder se desplegaría y se hallaría presente por todo el cuerpo social.

Luego profundiza en una serie de conjeturas más o menos densas que adormecen un poco el ánimo del lector que prefiere el concepto light.

"Un micropoder, afirma el autor, es aquella potestad o facultad que por el uso, las costumbres o las convenciones sociales, son ejercidas por la persona que en la ocasión la ejerce, entrando en el ámbito de tu derecho o de tu libertad."

Estos micropoderes, agrega, no están bajo control ni sujetos a disciplina legal.

La regla, el principio general, debe ser el respeto de la libertad, interior y exterior. En principio nadie debe hacer violencia a nadie. Pero esta condición ha venido cambiando.

Las partículas del micropoder se han vuelto más independientes y agresivas que nunca.

Pero ¿Qué es un micropoder?

Un micropoder igual puede ser un gusano que un elefante, pues lo que les distingue es la nota de no pertenecer ni a los grandes poderes constitucionales ni a las potestades, funciones o derechos que las leyes prevén.

Un micropoder puede hacerte la vida muy sencilla o dificultártela más que el poder judicial o el ejecutivo.

Porque contra los micropoderes no hay recursos. En la medida en que se descubren autónomos, se enraizan en la capa social o política donde habitan y pueden ostentarse por una eternidad. Vean el ejemplo de los sindicatos en México.

Hasta que otro micropoder los aniquila o los desplaza.

Un micropoder es aquella potestad o facultad que el uso, las costumbres, las convenciones sociales e incluso las leyes, reglamentos y ordenanzas en su letra pequeñita o en su tácito contexto permiten y son ejercidas (la potestad o facultad) por la persona -o funcionario- que en la ocasión la ejerce, entrando en el ámbito de tu derecho, de tu aspiración, de tus esperanzas o de tu libertad.

¡Ahí es donde se atora la 4T!

Erradicar la corrupción contenida en las microcaparazones de estos entes, requiere no sólo la voluntad política de un mandatario, sino la fuerza de la ley y el empuje de la sociedad civil como contrapeso.

Pues para que la coacción, constricción o violencia contra las partículas del micropoder sea admisible, debe estar plenamente justificada y, además, prevista en lo posible y a semejanza de lo que significa el principio de legalidad para delitos e infracciones (legales, corporativas, profesionales, sindicales, etcétera) que pudieran frenar un poco el abuso.

Previsión ciertamente difícil, por no decir imposible, de ocurrir.

Decía Montesquieu: "el poder tiende al abuso; es menester que el poder frene al poder, de manera que ni el legislativo juzgue, ni el judicial legisle, ni el ejecutivo legisle o sentencie, limitándose a gobernar y administrar, que ya es bastante y mucho".

César Vallejo, otro autor. Decía: "el hombre se compone sólo de días. Y esta vida, que es la importante -la que nos importa-, puede ser malbaratada, deshecha, disminuida, recortada, hecha una desgracia y una pena por obra de lo que vamos a llamar los micropoderes".

Y explica un poco la gama de micropoderes que nos rodean y nos obligan; nos conducen, nos manipulan.

Veamos:

"Micropoderes, ejercidos por:

El padre, la madre, el hermano mayor, la tía, el marido, la mujer, etcétera; es decir, los parientes que deciden en un momento determinado no sólo sobre tu salida por la noche, sino acerca de tu destino vital, tu profesión, oficio o carrera. Entre los parientes pueden incluirse los consejeros familiares, laicos o religiosos (párroco, padre espiritual, etcétera). Basta repasar la historia y la literatura del XIX para comprobar lo que significaba en una familia el cura.

El empresario o patrono que te cambia de trabajo o de destino, sin llegar a despedirte, pero disponiendo de tu plan de vida, de tu libertad dentro del trabajo.

Los dirigentes o cargos de un partido político, de un sindicato, asociación o club, quienes con sus decisiones, unipersonales o por mayoría con otros miembros, alteran tu albedrío, bien para el trabajo, bien para tu ocio.

Los porteros de fincas urbanas, los cuales pueden influir, con sus informes a la autoridad, sobre tus vidas.

Los empleados o funcionarios situados tras una ventanilla.

En general todos aquellos que poseen algún secreto tuyo disponen en cierto modo de algo tuyo, es decir, de tu libertad para mantener tu silencio.

El componente o componentes de un grupo o conjunto que con su voto deciden de tu esperanza o derecho, con la mejor o peor voluntad, que esa es otra cuestión."

Y más que se podrían citar.

Lo peligroso hoy, es que dentro del poder del Estado, brotan larvas malignas de micropoderes dominados por las fuerzas oscuras y firman sus microcárteles, como ocurre con las aduanas en México.

Concretamente el microcártel de los Bolado/Bazán que operan en la aduana de Ciudad Juárez.

Sólo con la ley en la mano y la voluntad política del mandatario podría aniquilarse este nefasto micropoder. Pero como se dijo al principio... Contra los micropoderes no hay recursos.

Qué le vamos a hacer.




El término micropoder fue acuñado inicialmente por Michel Foucault. Con él hacía referencia a la forma o formas en las cuales el poder se desplegaría y se hallaría presente por todo el cuerpo social.

Luego profundiza en una serie de conjeturas más o menos densas que adormecen un poco el ánimo del lector que prefiere el concepto light.

"Un micropoder, afirma el autor, es aquella potestad o facultad que por el uso, las costumbres o las convenciones sociales, son ejercidas por la persona que en la ocasión la ejerce, entrando en el ámbito de tu derecho o de tu libertad."

Estos micropoderes, agrega, no están bajo control ni sujetos a disciplina legal.

La regla, el principio general, debe ser el respeto de la libertad, interior y exterior. En principio nadie debe hacer violencia a nadie. Pero esta condición ha venido cambiando.

Las partículas del micropoder se han vuelto más independientes y agresivas que nunca.

Pero ¿Qué es un micropoder?

Un micropoder igual puede ser un gusano que un elefante, pues lo que les distingue es la nota de no pertenecer ni a los grandes poderes constitucionales ni a las potestades, funciones o derechos que las leyes prevén.

Un micropoder puede hacerte la vida muy sencilla o dificultártela más que el poder judicial o el ejecutivo.

Porque contra los micropoderes no hay recursos. En la medida en que se descubren autónomos, se enraizan en la capa social o política donde habitan y pueden ostentarse por una eternidad. Vean el ejemplo de los sindicatos en México.

Hasta que otro micropoder los aniquila o los desplaza.

Un micropoder es aquella potestad o facultad que el uso, las costumbres, las convenciones sociales e incluso las leyes, reglamentos y ordenanzas en su letra pequeñita o en su tácito contexto permiten y son ejercidas (la potestad o facultad) por la persona -o funcionario- que en la ocasión la ejerce, entrando en el ámbito de tu derecho, de tu aspiración, de tus esperanzas o de tu libertad.

¡Ahí es donde se atora la 4T!

Erradicar la corrupción contenida en las microcaparazones de estos entes, requiere no sólo la voluntad política de un mandatario, sino la fuerza de la ley y el empuje de la sociedad civil como contrapeso.

Pues para que la coacción, constricción o violencia contra las partículas del micropoder sea admisible, debe estar plenamente justificada y, además, prevista en lo posible y a semejanza de lo que significa el principio de legalidad para delitos e infracciones (legales, corporativas, profesionales, sindicales, etcétera) que pudieran frenar un poco el abuso.

Previsión ciertamente difícil, por no decir imposible, de ocurrir.

Decía Montesquieu: "el poder tiende al abuso; es menester que el poder frene al poder, de manera que ni el legislativo juzgue, ni el judicial legisle, ni el ejecutivo legisle o sentencie, limitándose a gobernar y administrar, que ya es bastante y mucho".

César Vallejo, otro autor. Decía: "el hombre se compone sólo de días. Y esta vida, que es la importante -la que nos importa-, puede ser malbaratada, deshecha, disminuida, recortada, hecha una desgracia y una pena por obra de lo que vamos a llamar los micropoderes".

Y explica un poco la gama de micropoderes que nos rodean y nos obligan; nos conducen, nos manipulan.

Veamos:

"Micropoderes, ejercidos por:

El padre, la madre, el hermano mayor, la tía, el marido, la mujer, etcétera; es decir, los parientes que deciden en un momento determinado no sólo sobre tu salida por la noche, sino acerca de tu destino vital, tu profesión, oficio o carrera. Entre los parientes pueden incluirse los consejeros familiares, laicos o religiosos (párroco, padre espiritual, etcétera). Basta repasar la historia y la literatura del XIX para comprobar lo que significaba en una familia el cura.

El empresario o patrono que te cambia de trabajo o de destino, sin llegar a despedirte, pero disponiendo de tu plan de vida, de tu libertad dentro del trabajo.

Los dirigentes o cargos de un partido político, de un sindicato, asociación o club, quienes con sus decisiones, unipersonales o por mayoría con otros miembros, alteran tu albedrío, bien para el trabajo, bien para tu ocio.

Los porteros de fincas urbanas, los cuales pueden influir, con sus informes a la autoridad, sobre tus vidas.

Los empleados o funcionarios situados tras una ventanilla.

En general todos aquellos que poseen algún secreto tuyo disponen en cierto modo de algo tuyo, es decir, de tu libertad para mantener tu silencio.

El componente o componentes de un grupo o conjunto que con su voto deciden de tu esperanza o derecho, con la mejor o peor voluntad, que esa es otra cuestión."

Y más que se podrían citar.

Lo peligroso hoy, es que dentro del poder del Estado, brotan larvas malignas de micropoderes dominados por las fuerzas oscuras y firman sus microcárteles, como ocurre con las aduanas en México.

Concretamente el microcártel de los Bolado/Bazán que operan en la aduana de Ciudad Juárez.

Sólo con la ley en la mano y la voluntad política del mandatario podría aniquilarse este nefasto micropoder. Pero como se dijo al principio... Contra los micropoderes no hay recursos.

Qué le vamos a hacer.


martes 15 de octubre de 2019

Fortalecer los municipios

lunes 23 de septiembre de 2019

Los Cordeliers de petatiux

martes 17 de septiembre de 2019

Los reduccionistas

martes 10 de septiembre de 2019

Informe Parral

martes 03 de septiembre de 2019

Primer Informe de Gobierno

miércoles 28 de agosto de 2019

Trote Lento

miércoles 21 de agosto de 2019

Festival de la Democracia

martes 13 de agosto de 2019

Sus Últimos Pertrechos

martes 06 de agosto de 2019

XENOFOBIA, crimen de odio en la frontera

Cargar Más