/ sábado 19 de enero de 2019

Si volviera a nacer de nuevo seria periodista

En esta ocasión quiero hablar de una de las profesiones más honestas y más duras, el periodismo. Todos los que estamos en esta labor, lo hacemos de corazón, de buena fe y buscamos ofrecer siempre la verdad, a pesar de los riesgos. A pesar de que el dueño de la empresa tenga nos imponga una línea, buscamos siempre la objetividad.

Hay casos lamentables, en donde compañeros por realizar reportajes sobre investigaciones del crimen organizado. De ese tiempo a la fecha, lo único que hemos tenido es que rinden homenaje y lamentaciones de las autoridades que nos dicen que no descansaran hasta dar con los culpables. La verdad no sabes que tan cansados estén, pero yo no veo responsables, no vemos justicia. Me refiero a los casos de mis compañeros Armando Rodríguez, mejor conocido como el "Chocoˮ y nuestra querida Miroslava Breach, nos han dejado un vacío en el ejercicio, al igual que con sus familias.

Y pasan aniversarios luctuosos de cada uno, y los gobernantes se comprometen que pronto estarán los culpables tras las rejas. Es la misma historia cada ano, siempre nos dicen lo mismo y yo no veo nada de resultados.

Que decimos del sueldo, es de los más bajos profesionalmente hablando, no hay pago de horas extras, no puedes trabajar en dos empresas de medios a la misma vez y tampoco podemos estar en comunicación social de ningún área que porque no se puede ser juez y parte. No comprendo como que ser juez y parte, si cuando nosotros como medio debemos de ser imparciales y la mayoría de las empresas están sujetos a lo que el Gobierno les dice.

Si volviera a nacer, seria periodista, quienes realizamos esta labor no dudamos ni un solo segundo. Lo que es lamentable, son las condiciones, fuimos a la universidad y en ocasiones un guardia de seguridad gana casi igual que nosotros. No hay seguridad en nuestro quehacer diario. Somos quienes alzamos la voz y señalamos los hechos de corrupción a costa de nuestra protección.

Gobiernos van y gobiernos vienen, nos prometen mejores circunstancias, pero yo sigo viendo los mismos escenarios. Ojalá que un día, podamos ejercer con más libertad, sin que cueste la vida expresar lo que sucede. Esperamos que más adelante no haya situaciones en las que los periodistas busquen sumarse a las filas de seguridad privada porque el salario es insuficiente. Por lo pronto, seguimos trabajando diariamente desde nuestra trinchera a pesar de las condiciones adversas.






En esta ocasión quiero hablar de una de las profesiones más honestas y más duras, el periodismo. Todos los que estamos en esta labor, lo hacemos de corazón, de buena fe y buscamos ofrecer siempre la verdad, a pesar de los riesgos. A pesar de que el dueño de la empresa tenga nos imponga una línea, buscamos siempre la objetividad.

Hay casos lamentables, en donde compañeros por realizar reportajes sobre investigaciones del crimen organizado. De ese tiempo a la fecha, lo único que hemos tenido es que rinden homenaje y lamentaciones de las autoridades que nos dicen que no descansaran hasta dar con los culpables. La verdad no sabes que tan cansados estén, pero yo no veo responsables, no vemos justicia. Me refiero a los casos de mis compañeros Armando Rodríguez, mejor conocido como el "Chocoˮ y nuestra querida Miroslava Breach, nos han dejado un vacío en el ejercicio, al igual que con sus familias.

Y pasan aniversarios luctuosos de cada uno, y los gobernantes se comprometen que pronto estarán los culpables tras las rejas. Es la misma historia cada ano, siempre nos dicen lo mismo y yo no veo nada de resultados.

Que decimos del sueldo, es de los más bajos profesionalmente hablando, no hay pago de horas extras, no puedes trabajar en dos empresas de medios a la misma vez y tampoco podemos estar en comunicación social de ningún área que porque no se puede ser juez y parte. No comprendo como que ser juez y parte, si cuando nosotros como medio debemos de ser imparciales y la mayoría de las empresas están sujetos a lo que el Gobierno les dice.

Si volviera a nacer, seria periodista, quienes realizamos esta labor no dudamos ni un solo segundo. Lo que es lamentable, son las condiciones, fuimos a la universidad y en ocasiones un guardia de seguridad gana casi igual que nosotros. No hay seguridad en nuestro quehacer diario. Somos quienes alzamos la voz y señalamos los hechos de corrupción a costa de nuestra protección.

Gobiernos van y gobiernos vienen, nos prometen mejores circunstancias, pero yo sigo viendo los mismos escenarios. Ojalá que un día, podamos ejercer con más libertad, sin que cueste la vida expresar lo que sucede. Esperamos que más adelante no haya situaciones en las que los periodistas busquen sumarse a las filas de seguridad privada porque el salario es insuficiente. Por lo pronto, seguimos trabajando diariamente desde nuestra trinchera a pesar de las condiciones adversas.






viernes 10 de mayo de 2019

Iluminación un proyecto en el aire

sábado 20 de abril de 2019

Memorándum sin sustento

sábado 06 de abril de 2019

Y se sigue burlando de la justicia

sábado 30 de marzo de 2019

Fuga de cerebros

viernes 22 de marzo de 2019

Más fiestas menos obras

viernes 15 de marzo de 2019

Se cae la figura de investigación

sábado 09 de marzo de 2019

El gran compromiso de ser mujer

sábado 02 de marzo de 2019

Hay gran deuda en Chihuahua

Cargar Más