/ jueves 5 de septiembre de 2019

Sobre el “tercer informe”

La gravedad de intentar lograr la autosuficiencia alimentaria como se anunció durante el “tercer informe” es que en los países que lo han intentado, sus ciudadanos han terminado muriéndose de hambre. Y si a usted le parece exagerado, recuerde que los venezolanos tienen en el petróleo una gran fuente de riqueza y actualmente no tienen ni para comprar papel de baño o recuerde que los argentinos fueron la primera potencia económica mundial y actualmente tienen que comprar y vender productos, sin dinero, haciendo trueques como se hacia hace siglos.

El intervencionismo, también anunciado, que pretenden realizar el gobierno es lo que impide que la economía crezca y que los empresarios inviertan. Ningún país en donde el gobierno interviene en mayor medida, está bien. La producción de bienes y servicios, por muy absurdo que parezca lo que se hace, requiere de una enorme capacidad y saber de diversos ámbitos e involucra la participación de tantas personas. “El producir un simple lápiz, involucra el conocimiento de incontables individuos”, dice Leonard Read en su texto “Yo, lápiz”; si tiene tiempo, léalo, son menos de 10 páginas y no se va tardar ni 15 minutos en hacerlo, así entenderá de una forma muy simple porque todo lo que están mal.

Los países crecen o decrecen, pero no se mantienen constantes, tanto por las diversas tomas de decisiones, los factores internos y externos, y los ciclos de crecimiento de la economía. Por eso es justo y necesario decir que México no está mejor pero tampoco está peor, hay que esperar a que crezca o decrezca y eso se verá alrededor del tercer año de gobierno. Es justo decir que el presidente no siempre tiene que ser el niño de la fiesta ni el muerto del entierro, hay un grupo de responsables altamente capacitados a su alrededor, y que sus decisiones impactan de la misma manera en el desarrollo del país por lo que también hay que estar atentos a ellos.

Hay muy poco que rescatar acerca del informe de actividades porque, en términos generales, hay muy poco que rescatar acerca de lo realizado hasta ahorita por las dependencias federales. El detalle es que de acuerdo con los pronósticos de entendades económicas internacionales, para que México esté peor es cuestión de tiempo. Valorar las verdades y las mentiras es complicado por una cuestión de manejo de la información, es decir, habría que investigar si cada dato numérico que el presidente expresó era correcto o no. Además, en anteriores ocasiones he realizado aportes con datos y números del porque este gobierno está equivocado, pero en este caso se trata de las ideas.

La gravedad de intentar lograr la autosuficiencia alimentaria como se anunció durante el “tercer informe” es que en los países que lo han intentado, sus ciudadanos han terminado muriéndose de hambre. Y si a usted le parece exagerado, recuerde que los venezolanos tienen en el petróleo una gran fuente de riqueza y actualmente no tienen ni para comprar papel de baño o recuerde que los argentinos fueron la primera potencia económica mundial y actualmente tienen que comprar y vender productos, sin dinero, haciendo trueques como se hacia hace siglos.

El intervencionismo, también anunciado, que pretenden realizar el gobierno es lo que impide que la economía crezca y que los empresarios inviertan. Ningún país en donde el gobierno interviene en mayor medida, está bien. La producción de bienes y servicios, por muy absurdo que parezca lo que se hace, requiere de una enorme capacidad y saber de diversos ámbitos e involucra la participación de tantas personas. “El producir un simple lápiz, involucra el conocimiento de incontables individuos”, dice Leonard Read en su texto “Yo, lápiz”; si tiene tiempo, léalo, son menos de 10 páginas y no se va tardar ni 15 minutos en hacerlo, así entenderá de una forma muy simple porque todo lo que están mal.

Los países crecen o decrecen, pero no se mantienen constantes, tanto por las diversas tomas de decisiones, los factores internos y externos, y los ciclos de crecimiento de la economía. Por eso es justo y necesario decir que México no está mejor pero tampoco está peor, hay que esperar a que crezca o decrezca y eso se verá alrededor del tercer año de gobierno. Es justo decir que el presidente no siempre tiene que ser el niño de la fiesta ni el muerto del entierro, hay un grupo de responsables altamente capacitados a su alrededor, y que sus decisiones impactan de la misma manera en el desarrollo del país por lo que también hay que estar atentos a ellos.

Hay muy poco que rescatar acerca del informe de actividades porque, en términos generales, hay muy poco que rescatar acerca de lo realizado hasta ahorita por las dependencias federales. El detalle es que de acuerdo con los pronósticos de entendades económicas internacionales, para que México esté peor es cuestión de tiempo. Valorar las verdades y las mentiras es complicado por una cuestión de manejo de la información, es decir, habría que investigar si cada dato numérico que el presidente expresó era correcto o no. Además, en anteriores ocasiones he realizado aportes con datos y números del porque este gobierno está equivocado, pero en este caso se trata de las ideas.

miércoles 06 de noviembre de 2019

La frivolidad de las conferencias de prensa

jueves 31 de octubre de 2019

El futuro de los trabajos

martes 22 de octubre de 2019

La llave del vestidor

martes 15 de octubre de 2019

La debilidad de las instituciones

martes 01 de octubre de 2019

Greta Thunberg y Carlos Santamaría

martes 24 de septiembre de 2019

La reforma educativa

jueves 19 de septiembre de 2019

Los impuestos en la economía digital

jueves 05 de septiembre de 2019

Sobre el “tercer informe”

lunes 19 de agosto de 2019

La redistribución del ingreso

Cargar Más