imagotipo

CRÍTICO POR ESENCIA

  • José Fernando Porras Olmedo

El escribir en un periódico es una tarea muy bonita y además de mucha responsabilidad porque al hacerlo debemos sustentar lo que decimos, tener conocimiento del tema, buena ortografía y muchos otros aspectos al momento de redactar, no sólo es escribir y ya, es por eso que no cualquiera lo hace, sobre todo por el miedo a la crítica, se necesita valor para hacerlo pero quienes nos atrevemos a hacerlo es porque verdaderamente lo disfrutamos, en lo personal disfruto mucho el escribir y dar mi humilde opinión sobre algún tema y saber que muchas personas leen mi artículo, de verdad es muy gratificante.

El escribir y dar opiniones públicamente me ha llevado a perder amistades pero me quedo con los amigos auténticos; hablar con la verdad se llama Justicia, que es lo que todos buscamos. Debo reconocer también que dentro de mi familia consanguínea también hay deshonestidad y con ellos he diferido por escribir siempre con la verdad, de frente y sin tapujos pero desde mi niñez he sido crítico de sistemas corruptos y podridos, sólo que ahora lo digo de manera pública; no debemos asustarnos, muchos ciudadanos también critican sólo hay que ver las redes sociales, es parte de nuestra democracia.

Esta tarea es una de las que más disfruto a pesar que me han criticado, la diferencia es que me critican a través de facebook en páginas falsas para esconder su identidad, otras veces me han acusado de orquestar acciones para demeritar alguna administración municipal, cuestión por demás falsa pero que cuando las leo me divierten porque se crean historias sólo a base de especulaciones; otras críticas que he recibido, las hicieron bajo el influjo de las drogas, ya que con el horario que las escribieron y conocedor que la persona que las hizo tiene más de 25 años drogándose no me es difícil llegar a esa conclusión, aún así se los agradezco que las hagan porque me toman en cuenta y al final me ayuda cuando algún vicioso se deslinda de mi persona.

Mis artículos lógicamente son de crítica, sería ilógico escribir de que todo está bien, que no pasa nada cuando hay cosas que están mal a simple vista y se deben de expresar y explicar, no porque lo digo yo sino porque los hechos así lo demuestran y quienes más lo sufren es la gente trabajadora, como siempre. Nunca critico a las personas por su físico, su forma de pensar, su familia, su partido político, su religión ni nada por el estilo, lo que yo critico es la deshonestidad, la mentira, la corrupción, la impunidad del gobierno, de los gobernantes y de los políticos cuando así es su conducta.

He sido crítico de todos los partidos políticos sin excepción, de igual forma al gobierno federal, estatal y municipales, eso demuestra que no tengo nada personal con alguien en especial, he dicho en mis escritos, en mis pláticas y en mis asesorías lo que a mi muy personal punto de vista está bien y lo que está mal, también he propuesto soluciones, soluciones tangibles, no solo critico sino que también propongo. Créame amigo lector que lo seguiré haciendo, seguiré criticando no con el afán de desacreditar una actividad o a alguien en especial, seguiré criticando para que quien me lea tenga otro punto de vista de las cosas y sobre todo reflexione; en la licenciatura y sobre todo en la maestría es lo que más te enseñan a que no creas todo, que todo lo cuestiones, a que uno mismo saque sus propias conclusiones.

He platicado con muchos políticos, desde el más sencillo e ignorante hasta el gran político a nivel nacional y créame que con valor y mucho respeto les he dicho mi punto de vista y los he cuestionado pero también los he felicitado según sea el caso; siempre lo he dicho, todos los políticos no deben sentirse superiores a nosotros, al contrario están para servir al pueblo y en ese orden de ideas me dirijo a ellos; he estado en informes de gobierno y he aplaudido con orgullo cuando se desmiente al gobernante en curso y lo volveré a hacer si es necesario, siempre de frente y dando la cara.

Corrupto el que se esconde detrás de un uniforme de tránsito para extorsionar, yo no amenazo mucho menos golpeo a discapacitados, cobardes quienes lo hacen; pero son sumisos y mansos con quien les mutiló su propia familia, nuevamente cobardes. Sí, soy crítico por esencia porque sin eso no sería quien soy. De nueva cuenta hago uso de mi derecho que me otorga nuestra Carta Magna de la libre expresión.

Lic. José Fernando Porras Olmedo.

Correo: lic.fernandoporras@gmail.com