imagotipo

El Manto  de  La Saliva del Diablo

  • Ernesto Salayandía Garcia

Mi enfermedad es muy compleja, es sumamente complicada, es de fondos, hoy comprendo que cualquier enfermó emocional, ya sea, neurótico, depresivo, ludópata, vigorexio, anoréxico, dependiente, adicto a sustancias y conductas toxicas, como sea, maniaco depresivo, fármaco, alcohólico, debe de tocar fondos para poder derrotarse y salir del hoyo, en mi caso personal, las droga me volvió loco, me robo el sano juicio, me robo mi estabilidad emocional, familiar y laboral, me corrieron de mi trabajo, perdí piso, me hundí en depresión, consumía como loco, de una manera compulsiva, llena de ansiedad, fueron noches de un verdadero infierno, me volví loco atrapado por mis delirios de persecución, y sin duda alguna lo perdí todo, llegue a pesar menos de 50 kilos, flaco, ojeroso, amarillo y sin ilusiones con la blanco de los ojos, trasformado en café amarillento, se llama esclerótica y es cuando le pegas severamente al hígado, toco muchos fondos, me di cuentas de que no tenía amigos,  nunca lo fueron, comprendí que estaba muerto en vida, atrapado sin salida y tome la decisión de internarme en un centro de rehabilitación por tres largos y duros 6 meses, viví y sufrí el síndrome de supresión, pero esa es otra historia.

 

Horrible manera de perder

 

Una comida, como miles más, fue en una hacienda hermosa en Texcoco, la tierra del Faraón, Silverio Pérez , al compás del mariachi y entre taco y taco de barbacoa de carnero, empinaba la copa coñaquera repleta der tequila, junto con ampolletas de Coronita, será una comida de un empresario  distinguido y fuimos invitados por su publicista, yo me puse hasta las chanclas, borracho  y terco di todo un espectáculo, peleando con mi mujer porque me aferre a manejar y así lo hice, nos regresamos a ciudad Satélite  poniendo el riesgo la vida de mis acompañantes, mi mujer y un  matrimonio amigo, más el riesgo de otros automovilistas y claro, yo manejando con soberbia sobrada, agrediendo y provocando a otros , llegamos como pude a casa de mi amigo Daniel y como si no hubiera pasado nada, continúe tomando y tomando, hasta que quedé ahogado de borracho tirado en un sillón de la sala , al despertarme, mi esposa no estaba, se había ido llorando y decepcionada, Daniel y yo no teníamos llene, trabajábamos juntos en una cadena de radio, éramos ejecutivos de ventas y visitábamos las agencias de publicidad de la ciudad de México, todos los días nos poníamos cómo arañas fumigabas, ya no regresábamos a trabajar en las tardes, frecuentábamos varias cantinas de la colonia Guerrero, con algún frecuencia íbamos a cócteles de agencias de publicidad y de algunas embajadas, nos poníamos extremadamente borrachos y rematábamos en familia, los sábados y domingos.

 

Me sentía también que quería que todos hicieran lo mismo que yo

 

En 18  años , todo un proceso en mi recuperación, aunque me queda muy claro, que el tiempo no es recuperación, la verdadera recuperación son los hechos y los hechos son amores y comencé a motivar a Daniel y a muchos mas de que dejaran el alcohol, dé que hicieran un verdadero cambio en sus vidas, algunos, aceptaron la invitación y les dimos ls bienvenida al programas de Alcohólicos Anónimos, ya sabes, me volví un fanático de AA y entre mi loquera, mucha gente se puso bien y ahora están libres de alcohol y drogas, por supuesto, qué otros no, Daniel corrió con muy mal suerte, nunca quiso alivianarse, le perdí ls huella. Hoy me duele y mucho las vida de infinidad de adictos que han tocado fondos severos y que ahí siguen bañados por el maldito manto de La Saliva del Diablo.

 

La ignorancia ante todo
Visito un promedio de 4 a 6 escuelas por semana, tengo la oportunidad de que niños, maestros y padres de familia me escuchen y en el caso de la educación primaria, les doy plática a los alumnos de 4, 5 y 6 grado, me encanta regalar mi colección de 9 libros y motivar a que los niños se los lleven a sus casas, los lean, hagan sus reflexiones y pongan en práctica los conocimientos, igual, hago una exhortación a los directores y maestros a que lean e impartan clases con los temas que ofrece mi literatura, todo ello con el espíritu de prevención, no obstante han salido algunas madres, asustadas, impactadas por el título de la Saliva del Diablo, especulando sobre su contenido, hablando de lo que no saben y se muestran cerradas ante la posibilidad de que sus hijos lean el material de mis libros, hay también maestras, que no están de acuerdo en que mi testimonio, la historia de mi vida, sea escuchada por los alumnos de cuarto grado de primaria, suele ser muy impactante, como impactante son los testimonios de jóvenes adictos que me acompañan a dar este servicio a las escuelas, me doy cuenta de que estas personas, con todo respeto, no saben de lo que estamos hablando, no se percatan de que los niños están en la cuerda floja, que la sociedad esta híper enferma, que esto es cuestión de vida o de muerte y que esta amarga pesadilla, se vive a diario, a cada momento, en cada hogar, y no es cuestión de desigualdad social, no, esta enfermedad, no distingue edad, sexo, o posición económica, los ricos también lloran.

Un mal sueño
Itzel tiene 16 años, desaparece con frecuencia de su casa, sus ausencias son de dos a tres días, Julia su mamá, ha estado tras de mí en las últimas tres semanas pidiendo ayuda, y en una de esas logramos que la policía municipal la detuviera, donde fue encontrada intoxicada en los separos de la corporación policiaca, de ahí le hicieron antidoping, salió positiva a más de 5 sustancias y con un nivel de adicción alto, no lográbamos conseguir apoyo en ninguna instancia, hasta que el Director de la coordinación estatal de las adiciones, nos autorizó una beca en un centro de rehabilitación para mujeres, solo que hubo un impedimento, la edad, ya que este anexo no está autorizado para internar menores de edad, la directora accedió a que fuera internada sin tener la beca por escrito, pero al día siguiente, la mamá no encontró a nadie en la coordinadora de las adicciones y la echaron para afuera, esta niña adicta no podía estar ahí ni un minuto más, la mamá, con toda la angustia que esto representa y con un leve sangrado debido a su embarazo de alto riesgo, me habló desesperada y tratamos de que fuera trasladada a otro centro, pero ante el temor de que se fugara, pedimos el auxilio de la policía municipal que nunca llegó, y ambas, madre e hija, regresaron a su casa, al poco rato Itzel se volvió a fugar y de nueva cuenta se drogó hasta el cansancio, ante la ignorancia de una funcionaria de adicciones, el poco tacto de la directora que no fue nada flexible y en fin de semana, la niña puso en riesgo su vida y por poco muere de sobre dosis, un adicto pone en riesgo su vida y es capaz de hacer daño a más de 40 personas a su alrededor, no hay quien le gane a esta enfermedad, perra enfermedad de las adicciones y la ignorancia generalizada provoca la pérdida de vidas de niños, jóvenes y adultos.

Miopía gubernamental y social
En muchos casos se desconoce por completo hasta donde es capaz de llegar un adicto, un borracho, un drogadicto como yo, destruye su presente, consume una fortuna en sustancias tóxicas, se enferma y enferma a personas cercanas, el drogadicto abandona su escuela, se convierte en vago profesional, se hace delincuente y es miembro activo de una pandilla, además de que lesiona su cuerpo y su mente, pone en riesgo a la sociedad, drogado es capaz de clavar un cuchillo a sus víctimas, no tiene miedo de las consecuencias y muchos asesinos ejecutan sus malas acciones debido a sus niveles de intoxicación, son golpeadores y maltratadores de sus seres cercanos, la enfermedad es desbastadora, atrás de ella, los suicidios, las depresiones, la fármaco dependencia, debido a que la mayoría de familiares de un adicto, esposa, madre, hijos, familiares, también padecen la enfermedad, estos adictos supuestamente “salen” de sus depresiones con medicamentos controlados, el hogar se torna neurótico, hasta el perro en casa es neurótico, la violencia doméstica a todo lo que da y el adicto, cada vez se torna más violento e inestable y es el cuento de nunca acabar, me gustaría que estos ignorantes platicaran con diez mamás de adictos y escucharan esas noches de terror y de angustia, que palparan la frustración de las abuelas cuando sus nietos les gritan y las quieren golpear, me gustaría que los legisladores, magistrados de la suprema corte de justicia de la nación, senadores, gobernadores, presidentes municipales, diputados locales, directores de escuelas, escucharan el dolor de la familia de los adictos y comprendieran la magnitud de esta enfermedad.
El alcoholismo es una droga

 

Fui testigo de la ignorancia de muchos enfermos que se consideraban alcohólicos puros, con un solo estigma, decían, solo alcohol, rechazaban a los marihuanas, fármaco dependientes y drogadictos en general, no consideraban al alcohol, como la droga más antigua en el mundo, no reconocían que es el alcohol, la sustancia toxica que mayor número de muertes causa en el mundo, no veían, el detonador social que es el alcoholismo y en cierta manera, los adictos, los drogadictos como que apestábamos, no cabíamos en sus grupos, muchos abandonaban la junta cuando un adicto usaba la tribuna, otros se daban media vuelta, destilando indiferencia, soberbia y discriminación ante un enfermo, supuestamente a ellos, diferente y con otros estigmas, recuerdo las injusticias, las indiferencias con sobrada actitud soberbia, no éramos los drogadictos parte de este programa maravilloso de AA, ello, en la mentalidad de algunos. Fui testigo de cómo un borracho puro, era un vil hipócrita, únicamente había tapado la botella, se suministraba tafil y anti depresivos, vivía solo, divorciado, fracasado ante la vida, amargado y lo único que le daba vida, era apadrinar a fuerzas a los recién llegados, sintiéndose, a caminar por la junta como pavo real, el padrino de padrinos, háganse a un lado que voy a pasar. Es lo mismo, un borracho de puro alcohol, que ya no los hay, es una raza en extensión, que el peor de los drogadictos, somos copias al carbón, hermanos del alma que solo cambiamos de personas y de escenarios, la enfermedad, está a flor de piel igual para todos.
Los caminos son seguros, muerte, hospital, psiquiátrico y la cárcel
Diario veo las consecuencias, no he visto a nadie que se escape, adictos que se quedan arriba, piratones, que son aborrecidos prácticamente por su padres, que son rechazados por los vecinos y en sí por la sociedad entera, he palpado el dolor de la familia, cuando un ser querido muere en un accidente de tránsito, cuando hay denuncias ante las agresiones físicas y emocionales contra la mujer, he visto morir a muchos de sobre dosis, de jóvenes atrapados en el cristal, flacos, apagados, amarillentos, sin tener la humildad de pedir ayuda, niños que son rateros e irresponsables, que viven una vida de delincuentes, fríos, y que son capaces de cualquier cosa, conozco infinidad de niñas, damas de compañía, que se venden al mejor postor, menores de 16 años, tantas tragedias como infectados del VIH, por supuesto delincuentes en las cárceles, algunos pagando sentencias por extorsión, secuestro, robo, asesinato, violación, todos ellos, víctimas de la enfermedad, son muchos los que se intoxican diariamente, los que se distinguen en las fiestas por borrachos y drogados, son ellos, los que se han abandonado a sí mismos, los que han perdido su autoestima y el sentido de la vida, hundidos en sus adicciones, con la máscara de la soberbia y su mirada triste, apagada y puedo afirmar, que de cada diez jóvenes, sufren estos amargos estragos siete u ocho, y con estos antecedentes palpables, es triste e incongruente que alguien se oponga a que los niños escuchen un mensaje de vida, es incongruente que un libro sea censurado sin leerlo y que las puertas de una escuela sean cerradas ante el bajo criterio del director, de que ahí, en esa escuela, no hay problemas de adicción
7 de cada diez matrimonios, se divorcian
No es por la desigualdad económica, este es un problema de salud emocional, es salud pública, familiar e individual, muchas mujeres contraen nupcias y al pasar del tiempo, se dan cuenta de que se casaron con un borracho…un drogadicto, con el tiempo, establecen codependencia y la relación se torna tóxica, por desgracia traen al mundo, dos o tres criaturas, hijos de alcohólicos que sufren severamente las consecuencias, con el riesgo de que ellos también repitan los mismos patrones de conducta de sus padres, por supuesto que hay violencia doméstica, desintegración familiar y lo mismo es en hogares pobres que ricos, la enfermedad es comunitaria, no exclusiva y si estamos viendo tanto divorcio, si hay tantas bodas falsas, por qué la iglesia, por qué el gobierno, por qué la sociedad, no hemos hecho nada para evitar la desintegración de estos matrimonios, cuyos cónyuges, del amor se van al odio, odio extremo y aquí, hay una muestra de la enfermedad emocional que padecemos y ante la magnitud no hay una cultura de prevención y es una verdadera incongruencia, ahora que se cayeron infinidad de estructuras de los anuncios espectaculares, nos dimos cuenta de que no están regularizados, no hay una autorización que certifique la fortaleza de estos anuncios, y después de los tristes hechos, alguien dijo.- Hay que regularizar la norma de los anuncios espectaculares y obligarlos a que sus estructuras sean más seguras para evitar muertes y daños.- Esto no sucede con las drogas, ahora con la legalización del uso y consumo de marihuana, el camino es que legalicen el cristal, la heroína, la cocaína, las tachas y toda la porquería que está al alcance de los niños.- Triste reacción ante la ignorancia de esta amarga pesadilla.- Gracias por leerme y más por escribirme ernestosalayandia@gmail.com Sigue mi huella en Twitter @teo_luna, búscame en Facebook.- 614 156 8520  montrealquebeclatino.com Rompe con la ignorancia ante esta maldita enfermedad perversa del alma, La Saliva del DIABLO.

Te recomiendo la siguiente Liga: