imagotipo

El Teniente Errada

  • Arturo Ramirez

KARMA. Y nada, que cuando menos lo esperaba Carmen Espino, fue destituida de su puesto público. Ella se sentía la Fiscal de la Zona Norte, aun cuando su puesto solamente era de un interinato administrativo. En ese corto tiempo, eterno para muchos, hizo lo que quiso, puso a quien le dio la gana en puestos relevantes, como es el caso de Perla Ramírez, quien solamente tiene secundaria y ocupa el cargo de jefa de Recursos Humanos.

PERPLEJA. Quien llegó a temprana hora fue la nueva Coordinadora Administrativa, la Contadora Pública Ana María Tirado Toledo. Llegó y se sentó en la sala de espera. Más tarde llegó Carmen Espino y Perla Ramírez, quienes con cara de pocos amigos solamente la voltearon a ver de arriba abajo y la ignoraron. Pero grande fue su sorpresa cuando les dijo que ella era la nueva administradora y que estaba en espera del Fiscal General, César Augusto Peniche quien le iba a dar posesión del cargo. En la Delegación Estatal de la PGR, Ana María Tirado Toledo, ocupó también el puesto de coordinadora administrativa, durante el periodo que estuvo el Fiscal Peniche.

SOPAS. Tanto Carmen como Perla se atragantaron con la saliva que no podían pasar y luego se tronaban los dedos de la mano, sudaban la gota gorda y se decían ¿y ahora que vamos a hacer con tantos enemigos y enemigas que nos echamos encima porque pensábamos que el puesto era eterno? Y nada que su sueño de convertirse en Diosa de la Fiscalía se le cayó. Se dice que van a nombrarla coordinadora de detenidos, pero nadie la quiere en ese departamento.

DUALIDAD. Carmen Espino cuando fue designada interinamente como jefa administrativa, aunque no firmaba ningún documento, lo primero que hizo fue hacer una lista negra donde estaban los nombres de todos y todas sus enemigas y enemigos a los cuales de inmediato empezó a cambiar y a correr con cualquier pretexto. Ahora, si tiene dignidad que lo dudamos, deberá presentar su renuncia con carácter irrevocable, al fin y al cabo, que ya tiene el tiempo necesario para pedir su jubilación.

PARTIDO. Cuando la campaña de Enrique Serrano, candidato del PRI a la gubernatura, ella andaba haciendo labor proselitista junto a Vicky Serrano, esposa del candidato, pero como tiene el Don de la dualidad, al ser nombrada interinamente como jefa administrativa, de inmediato dijo que ella era panista y que admiraba profundamente a Diego Fernández de Cevallos. Para que vea usted como se calientan las gordas.

ASUSTADOS. Por lo pronto y a sabiendas de que se acabó la pachanga, porque ya el Maestro y Abogado César Augusto Peniche, ha decidido poner orden y realizar los cambios necesarios en esta Fiscalía de la Zona Norte, que actualmente es la peor del Estado, hay muchos asustados y espantados porque no saben qué hacer y cómo van a quedar, entre ellos el “modosito” Ulises Pacheco, que por cierto salió espantado en cuanto vio llegar a Peniche y se fue a meter a donde se encontraba reunido con el Fiscal Nava.

RAZON. Y tiene razón Ulises Pacheco de estar asustado, pues su auto nombramiento como coordinador de los Agentes del Ministerio Público es totalmente ilegal, pues jamás ha litigado ni presentó los exámenes correspondientes que marca la ley. Pero además, se puso un salario envidiable aparte de la compensación correspondiente, mientras que el resto del personal solo recibió un raquítico aumento del 3 y el 4 por ciento y todavía están en espera de que se les liquide el aumento al retroactivo correspondiente que se hace año con año y del cual no han recibido absolutamente nada.

ORDEN. Quien también es muy posible que se retire durante el mes de junio, es el Fiscal Nava, pues el permiso que le otorgó la Policía Federal ya se le vence y no puede pedir más tiempo a no ser que presente su renuncia, que por cierto lo dudamos, ya que en la Policía Federal su salario es mucho mayor y desde luego tiene más prestaciones y garantías. Por su parte Ulises Pacheco quien se decía amigo íntimo de Ramón Galindo ya cayó de su gracia y fue sustituido por otra persona que se desempeña como su secretario particular.

GAVILAN. Pues resulta que Carmen Espino no hallaba que hacer, pues en ninguna coordinación la quiere el personal y para proteger sus intereses, decidió decirle a la nueva administradora que ella podía asesorarla. Lo que le recomendamos a la Contadora Pública Ana María Tirado Toledo, que no se deje sorprender por el canto de las sirenas, pues al rato le dan la cuchillada trapera. La nueva administradora debe poner orden y quitar a tanto inútil que pusieron en la coordinación administrativa.

SAQUEO. Por cierto que es necesario que de inmediato destituya a los amigos de Carmen, pues nos hemos enterado de que quienes están encargados de los vehículos oficiales y del corralón donde se guardan todos los vehículos asegurados, se están robando las partes y vendiéndolas a varios yonkes de la ciudad. Es mejor que la nueva Administradora ponga a su personal de confianza pues la pueden meter en un problema serio. Debe recordar que no está en la PGR, aunque el viboreo es semejante. Así que ya debe estar acostumbrada.