imagotipo

EN LA MIRA DEL TENIENTE ERRADA

  • Arturo Ramirez

CUENTO. ¿Realmente usted cree estimado lector, todo ese cuento de que el gobierno federal y estatal protege a los periodistas nacionales y estatales? Pues tiene razón, es una vil mentira, solamente utilizan esa falsa versión para quitarse de encima la responsabilidad de sus respectivos gobiernos. Si realmente existiera alguna protección, no habría ya mas de 40 periodistas asesinados tan solo en el actual gobierno de Peña Nieto.

ASESINATOS. Del total de éstos crímenes cometidos durante el sexenio de Peña Nieto, si acaso solamente dos han sido resueltos. Ni la Procuraduría General de la República, ni la Comisión Nacional de Derechos Humanos, mucho menos la Comisión Estatal de Derechos Humanos, tienen la más mínima intención de que los asesinatos se aclaren. Solamente durante la primera o segunda semana de cometidos los crímenes, es cuando éstas dependencias se desgarran las vestiduras diciendo que van a investigar.

RELEVANTES. Existen asesinatos de periodistas realmente relevantes por lo que representan y en donde es un hecho que el mismo gobierno se encuentra involucrado, pero hacen lo que los gatos, solamente le avientan tierrita a sus miasmas, dizque investigaciones y finalmente nada. Luego de cometido el crimen, pasan por lo menos dos semanas y después todo vuelve a la normalidad hasta que se vuelve a cometer otro crimen, donde de nueva cuenta se hacen las mismas declaraciones y promesas de  costumbre.

ATENCION. Nos llama la atención el pleito entre dos comunicadores, González y Cabada, un pleito que huele a politizado y que finalmente nada va a pasar, todo va a acabar en un disculpe. Al gobierno no le interesan los problemas de los periodistas, ni si son victimados, eso poco le importa, sobre todo si no forman parte de séquito de lambiscones. Asi que en este pleito actual, usted puede observar claramente quienes están financiados y quienes no. Así de simple.

AMENAZA. En el mes de noviembre del 2015, fui amenazado de muerte por dos individuos enviados por el narcotraficante Armando Olivares, ex comandante de la Policía Federal, individuo de negros antecedentes y uno de los que fueron denominados a finales de los años ochenta, como los Reyes de la Cocaína. La amenaza se debió al hecho de haber escrito en mi columna periodística, cómo su ex esposa Dolores Camarena, fue detenida en El Paso, Tex., al estar depositando en un Banco la cantidad de un millón de dólares.

ENVIADOS. Quienes me amenazaron fueron dos individuos de nombre Vicente Rivera, quien laboraba en el Jurídico de la Dirección de Tránsito Municipal en ésta ciudad y otro sujeto que no pude identificar en esos momentos, pero que ahora sé que se llama David Flores Peña, quien me dijo que por órdenes de Armando Olivares, retirara lo que había escrito o de lo contrario me iba a morir y que agradeciera que seguía con vida.

DENUNCIA. Desde el mes de noviembre del 2015 presenté la denuncia correspondiente en la Delegación Estatal de la Procuraduría General de la República y desde luego en la Fiscalía Especializada en la Investigación de Delitos Contra la Libertad de Expresión. Hasta la fecha, después de dos años, la denuncia duerme el sueño de los justos, pese a que se tienen totalmente identificados a los agresores y a quien los envió, incluso se dice que existen órdenes de aprehensión.

NUEVAMENTE. De nuevo he estado recibiendo amenazas telefónicas cuyo número de procedencia solo dice “privado” ó “número no identificado”, pero que definitivamente provienen del mismo grupo mafioso, ahora asesorado por abogados locales que alguna vez tuvieron renombre como profesionistas. Cualquier atentado en mi contra o en contra de mi familia, los hago responsables de lo que pueda ocurrir.

RESPUESTA. La única respuesta que he recibido de la PGR, es que tengo que demostrar que soy periodista, así de esas se las gastan con tal de no trabajar. Tengo 42 años de periodista. Inicie mi trayectoria en Enfoque con el periodista Fermín Robledo, durante 10 años. Laboré en El Diario de Juárez, bajo la orden directa del Sr. Osvaldo Rodríguez Borunda, estuve laborando en el Noticiero 860 durante varios años bajo la dirección del Sr. Javier Mendoza Zubiate y en otros medios de comunicación.  En EL MEXICANO, labore como reportero policiaco y actualmente, desde hace aproximadamente 20 años, se publica esta Columna Periodistica.

ESPERANZA. No existe ninguna esperanza de que éstos esbirros bajo el mando del narcotraficante Armando Olivares, sean detenidos y procesados, tal vez, hasta que me asesinen o desaparezcan. Quiero mencionar que la PGR los tiene totalmente identificados, sabe sus domicilios y si no actúa en su contra, es por que existe una descarada protección ya que éste narcotraficante Armando Olivares, perteneció a la Procuraduría General de la República, pero puede ser localizado en Guadalajara o en la ciudad de México. Los otros dos sujetos viven en ésta ciudad y tengo sus domicilios ó al menos los que pusieron en sus credenciales de elector.

ESPERA. No entendemos que está esperando la PGR o bien la Fiscalía Especializada para investigar los delitos en contra de la libertad de expresión, para actuar contra quienes me amenazaron. Saben quienes son, donde se encuentra, pero tal parece que tienen miedo de soltar las órdenes de aprehensión que se supone ya tienen en sus manos desde hace varios meses. ¿Oh será que están esperando a que sea asesinado o desaparecido para hacerle al cuento de que investigan?

FALSO. Por ello cada vez que se asesina a un periodista, simplemente me duele porque de antemano se que nada va a ocurrir y que su asesinato va a permanecer impune. Habrá declaraciones de “se está investigando”, “apoyaremos a su familia” “no habrá impunidad”, etc., etc. Lo mismo de siempre, puro cuento y finalmente el olvido y la protección descarada a los asesinos.

AUTORIDAD. Lamentablemente las autoridades federales y estatales no hacen nada absolutamente, pues también recientemente dimos a conocer que descubrimos como se nos espía a través de las redes sociales y en el Facebook. Tenemos el oficio correspondiente donde se le pide a un sujeto de nombre Juan González Santos quien es el que realiza los trabajos sucios de la Fiscalía a petición de algunos ignorantes Agentes del Ministerio Público, en este caso de la señora Rosa Isela Martínez Estrada, que desde luego ya fue denunciada en la PGR.

GRUPO. Este grupo dedicado al espionaje y que labora en la Fiscalía Estatal de la Zona Norte, está integrado por varios sujetos que se dedican exclusivamente a espiar a quien les ordenan. Su centro de operaciones está en la Fiscalía de Mujeres para que no llame la atención y pase desapercibido. Próximamente daremos a conocer los nombres de todos sus integrantes, hombres y mujeres y desde luego los nombres de quienes han sido espiados.

POLICIA. Afortunadamente cuento con la protección de la Policía Federal, que me fue asignada por la Fiscalía Especializada en la Investigación de los Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión y agradezco la intervención de ellos en dos hechos en que de inmediato actuaron. No me preocupo, no tengo miedo. Decidí ser periodista desde hace 42 años y espero con el favor de Dios seguir siéndolo.