imagotipo

Juárez bastión político de AMLO y de Morena

  • Luis Carlos Carrasco

Más allá de la mala organización del evento donde la logística indicaba que el escenario, el Centro Cultural Universitario, iba estar abarrotado principalmente de oportunistas, más allá de la poca gente verdaderamente interesada en el Foro Sobre la Pacificación y Reconciliación Nacional, vale la pena resaltar, cómo Andrés Manuel López Obrador, ha tomado como bastión político esta fronteriza Ciudad donde inicia la patria. En tan poco tiempo se hizo de miles de seguidores que le permitieron ya ser el presidente electo de México.

No es casualidad que AMLO deseara iniciar dichos foros públicos en esta frontera, símbolo de movimientos revolucionarios, pero también de una atroz violencia que impera en todo el país. El primer paso para el diálogo nacional está dado, sin protagonismos. En el evento del pasado martes, la actitud mesurada del abogado Javier González Mocken, es que nunca buscó opacar la imagen de AMLO (fue ovacionado), no así la de los organizadores que poco les faltó para brincarse y no mencionar la presencia del actual alcalde Armando Cabada Alvídrez en el presídium, a estos señores se les olvido el dicho que dice “lo cortés no quita lo valiente”. En un escenario que quedó chico para la figura de quien será el nuevo presidente de la república, figuraron políticos, empresarios, candidatos a Rector de la máxima casa de estudios de la UACJ, donde se organizó el evento, sacerdotes, pastores, líderes de organizaciones civiles y sobre Derechos Humanos, ciudadanía en general que buscaban de algún modo estar cerca de AMLO, unos lo consiguieron, otros no tanto.

A continuación vamos a entrar de lleno al análisis de dicho foro.

Tendríamos que iniciar por entender lo que significa Pacificación y Reconciliación para el presidente electo Andrés Manuel López Obrador. El primero de ellos tiene que ver con cambiar de mentalidad y no provocar de inicio un combate frontal con la delincuencia, sino ver las causas que generan esta violencia, elaborando políticas integrales que permitan la aplicación y la administración de justicia sin distingos, incluyendo la famosa amnistía, atacar de manera frontal la pobreza que en muchas ocasiones orilla a ciudadanos a delinquir, ser contundentes en la elaboración de políticas públicas que abatan la desigualdad social, elaborar esquemas que ataquen con contundencia y combatan la violencia brutal imperante en toda la geografía nacional, a decir preocupa que en entrevistas ofrecidas por quien será el nuevo secretario de Seguridad Pública Federal, Alfonso Durazo, no diga nada distinto a lo que  siempre han dicho quienes ocupan cargos de esta naturaleza. En el foro se pudieron escuchar gritos, donde se hacía referencia, no al olvido ni al perdón y es comprensible el dolor de familiares de víctimas que no ven viable el camino ofrecido por el presidente electo AMLO. Un profundo malestar que carcome en vida a familias enteras víctimas de una violencia que parece no tener fin. Disentir de las propuestas es natural, la duda persiste en una sociedad que busca encontrar en MORENA la posibilidad real de un auténtico cambio, fue un derecho legítimo a la hora de votar, dando la espalda a quien solo prometió, pero en hechos, le falto cumplir: Fue una forma pacífica de protestar ante el duelo permanente por el sacrificio de tantas vidas que hoy exigen justicia, tal vez con el tiempo podrá llegar el perdón que el nuevo gobierno busca afanosamente.

Definitivamente en dichos foros habrá todo tipo de discrepancias, de críticas, sin embargo el diálogo es fundamental para la transición y legitimización hacia un nuevo régimen. Las estructuras viejas deben ser modificadas de raíz, un sistema carcomido por la corrupción y la impunidad debe necesariamente modificarse por supuesto en espacios democráticos y de una auténtica participación de la sociedad: La experiencia, la triste experiencia nos dice que no debemos dejar solo al gobierno en turno, debemos ser participativos en movimientos que sean referentes de verdaderos cambios.

MORENA debe de buscar esa referencia, anteponer los intereses de una colectividad a los personales. Cómo lograr pacificar si la unidad es lo que menos impera en una fuerza política que abandera la izquierda mexicana con valores y principios en entredicho, deberán aprender a escuchar la voz de la sociedad y del propio presidente para no convertirse en lo mismo.

No son tiempos de simulación, son tiempos de tratar de componer el tejido social, la reconciliación involucra a todas las fuerzas políticas del país, para eso son los foros para activar los espacios al diálogo, al razonamiento más allá de las diferencias que puedan existir donde la polarización, no se justifica para llegar acuerdos factibles hacia una democratización en el amplio sentido de la palabra.

La pacificación y la reconciliación no son por supuesto a corto plazo, pero en AMLO se ve el genuino interés de cambiar la vida de los mexicanos. Creo que  le dedicará el tiempo necesario para lograr el objetivo.

Entendamos que el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, tiene que ver con impulsos de factores emocionales más que ideológicos, así lo dijo Juan Ramón de la Fuente ex rector de la UNAM y quien formará parte del nuevo gobierno encabezado por AMLO. Tiene razón la gente ya estaba harta de gobiernos mentirosos y corruptos, fue literalmente un desahogo de frustraciones históricas hacia un sistema más que mezquino, podrido.

Definitivamente para quienes escucharon el discurso de AMLO sus pronunciamientos son alentadores, busca no solo sanar las finanzas, un proyecto visionario donde debe permear la confianza hacia él principalmente, cuando dice “no les fallaré”,  debe entenderse que la violencia y la inseguridad habrá de verse disminuida con el accionar de su gobierno, sin embargo la duda habrá de persistir hasta entonces los hechos hablen. Tenemos malas experiencias con gobiernos que simulan sin escrúpulos, donde los programas federales para abatir la delincuencia y de apoyo a los jóvenes quedan en manos de unos cuantos políticos rapaces que traicionan como lo hizo en su momento en Cd. Juárez un priista, quien repartió dichos recursos a  asociaciones fantasmas y amigos cercanos, sin mirar las consecuencias de sus vergonzosas acciones provocando tragedias como las más recientes donde jóvenes son víctimas de la delincuencia.

Nunca me ha gustado adular, pero los foros son fundamentales en la reconstrucción del diálogo entre las distintas fuerzas políticas y la misma ciudadanía. ¡Un largo proceso inicia en nuestra frontera, no hay duda!.