imagotipo

Parques y plaza de concreto en Ciudad Juárez

  • Jesús Ávila Ventura

 “Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol. “

Proverbio vietnamita.

En días pasados llegó a mi correo electrónico un comunicado del Gobierno del Estado donde la Secretaría De Desarrollo Urbano y Ecología (SEDUE)  convocó a la realización de unos talleres de participación ciudadana en torno a “salvar al Parque Chamizal”, se habla de modificar ese importante pulmón de la ciudad para “mejorar la movilidad y accesibilidad”, lo cual me preocupa.

Lo preocupante no es el hecho que se convoque a “salvar al Chamizal”, sino a cómo desean hacerlo.

La experiencia adquirida a través de los años, y de los diferentes gobiernos municipales y estatales que han hecho esos “rescates”, me indica que debemos preocuparnos por darle seguimiento a esas mesas de trabajo ya que, en base a esas experiencias, podemos adelantar que esas acciones de reconstrucción implican reducir o eliminar las áreas verdes para darle paso a más calles y/o a más andenes hechos de concreto.

Tal vez en esta ocasión esté  viendo moros con tranchete, pero tanto en el pasado lejano como en el mediano y el presente hemos sido testigos de remodelaciones de parques antiecológicas y construcciones de plazas públicas con solo placas de cemento y algunos arbustos. Los arboles fueron borrados del proyecto de “rescate”.

Por ejemplos no paramos. En la remodelación de la Plaza Armas en los años 80s,  el ex alcalde Manuel Quevedo Reyes quitó todos los árboles y dejo solo una plancha de adoquín y unas cuantas palmeras. Después en los 90s, el ex alcalde Ramón Galindo le dio una mejora a la plaza,  pues le regresó el kiosco tradicional y puso jardineras con árboles, pero aun así no se compara con los árboles frondosos que abarcaban toda la plaza en años pasados.

El Monumento a Benito Juárez, desde los años 40s, se caracterizaba por contar con un parque repleto de árboles y cuatro fuentes, una en cada esquina; mas en el primer periodo de gobierno del ex presidente Héctor Murguía Lardizábal, éste realizó una remodelación en la que rescató el monumento, sin embargo se talaron la mayoría de los árboles y en su lugar construyeron una explanada a desnivel de cemento con gradas y en el otro extremo un plancha de concreto.

En el mismo periodo, “Teto” Murguía construyó la Plaza Guadalupe en los patios de la ex Aduana, pero esta solo consistía en colocar planchas de concreto, unas sombras con estructura metálica y baños públicos. Los arboles brillaron por su ausencia.

Y qué decir de la polémica Plaza de la Mexicanidad o de la “X”, también de Teto, otra obra repleta de construcción, áreas de concreto y sin árboles.

En el proyecto original de la remodelación del Centro Histórico, estaban proyectadas varias jardineras con árboles por la avenida 16 de Septiembre, iniciando de la Francisco Villa  y terminando en la Mariscal; pero de ello solo quedaron unas jardineras alrededor de los respiradores del túnel de la 16 de Septiembre pero ni un árbol se sembró.

Con el alcalde Enrique Serrano se construyó la Plaza de Juan Gabriel pero esta siguió el mismo patrón que las demás: solo un amplio predio cubierto de concreto, con escasos árboles y unas estructuras metálicas.

En fin, por ejemplos no paramos y hay muchos más. De ahí nuestra desconfianza de la convocatoria del Gobierno Estatal para rescatar el Parque el Chamizal. ¡Por favor, no eliminen áreas verdes!, mejor recuperen la superficie que a través de los años ha ido perdiendo y otorgado a sindicatos, asociaciones civiles que los tienen muy descuidados o convertidos en estacionamientos.

Se ha dicho hasta el cansancio que Ciudad Juárez tiene un gran déficit de áreas verdes; que carece de los parques suficientes para que las familias vayan a descansar o a festejar las fiestas tradicionales como el Domingo de Pascua, sobre todo ahora que también el Valle de Juárez, otrora destino preferido de los  juarenses para sus días de campo, ya se encuentra totalmente urbanizado con decenas de fraccionamientos privados, centros comerciales y demás comercios.

Por ello es imperante que nuestras autoridades municipales no solo se preocupen por exigir y cobrar el engomado ecológico, sino que también contemplen la creación de nuevos parques con árboles– y que esas plazas de concreto se transformen de  áreas grises a verdes.

Jesús Fco. Ávila Ventura.

Director del portal de noticias www.timingpolitico.com

Correo: chuy_avila@hotmail.com