/ martes 9 de abril de 2019

Guatemalteco quiere regresar a su tierra

Debido a la mala experiencia que ha vivido desde que llegó a la frontera

Ciudad Juárez, Chihuahua.- Cansado de la odisea para buscar el sueño americano y objeto de robo por parte de los ‘polleros’, Candelario Loarca originario de Guatemala llegó a Ciudad Juárez el domingo pasado sin ningún peso en la bolsa debido a que se lo quitaron los guías como llamó a los ‘polleros’ que lo trasladaron en grupo desde Chiapas a esta frontera.

Acompañado de su pequeña hija María de 2 años de edad, Candelario dijo que cuando llegó a la frontera de Estados Unidos el panorama es otro, ya que la realidad es muy difícil para buscar asilo político, por lo que decidió regresar a su país de origen.

El migrante guatemalteco buscó apoyo de las autoridades federales y estatales, sin que al momento puedan apoyarlo para pagar su boleto de pasaje de Ciudad Juárez a Tapachula Chiapas, únicamente consiguió 500 pesos que le dio un funcionario.

Con los ojos llorosos, Candelario comentó que, en su travesía, paso hambre, humillaciones, en ocasiones caminaba con su hija en brazos, otras veces tomaba un camión de pasajeros y en combis, pero siempre con el temor que le fuera pasar algo su pequeña hija.

Cuando llegó a la frontera entre México y Estados Unidos, los polleros los dejaron en una calle de la ciudad, sin saber a dónde acudir, lo único que hizo fue por preguntar por un puente para ir a Estados Unidos.

Una vez que llegó el cruce internacional Paso del Norte, personal de los puentes lo desalentaron ya que dijo que es muy difícil que las autoridades norteamericanas los acepten.

Candelario Loarca decidió que no podría continuar con su intención de cruzar a Estados Unidos a unirse con su pareja que logró internarse a Estados Unidos hace cuatro meses.

Ahora la situación del migrante es conseguir 2 mil 400 pesos para su pasaje de camión para dirigirse a Chiapas y cruzar nuevamente la frontera con Guatemala a su lugar de origen.

Señaló que ha tenido contacto vía telefónica con sus familiares y les planteó la situación en esta frontera, sin embargo, no pueden mandarle dinero para que se regrese a Guatemala debido a que no cuenta con una identificación oficial para recoger el dinero.

Ante ello, acudió a la oficina del Centro de Atención Integral para Migrantes para que lo puedan ayudar a trasladarse hasta su lugar de origen.

Afortunadamente su hija María no ha tenido problemas de salud, pero extraña su hogar y poder jugar con sus primos que viven en Guatemala, su país el cual nunca debió de abandonar por seguir a su esposa, dijo con el rostro triste.

Ciudad Juárez, Chihuahua.- Cansado de la odisea para buscar el sueño americano y objeto de robo por parte de los ‘polleros’, Candelario Loarca originario de Guatemala llegó a Ciudad Juárez el domingo pasado sin ningún peso en la bolsa debido a que se lo quitaron los guías como llamó a los ‘polleros’ que lo trasladaron en grupo desde Chiapas a esta frontera.

Acompañado de su pequeña hija María de 2 años de edad, Candelario dijo que cuando llegó a la frontera de Estados Unidos el panorama es otro, ya que la realidad es muy difícil para buscar asilo político, por lo que decidió regresar a su país de origen.

El migrante guatemalteco buscó apoyo de las autoridades federales y estatales, sin que al momento puedan apoyarlo para pagar su boleto de pasaje de Ciudad Juárez a Tapachula Chiapas, únicamente consiguió 500 pesos que le dio un funcionario.

Con los ojos llorosos, Candelario comentó que, en su travesía, paso hambre, humillaciones, en ocasiones caminaba con su hija en brazos, otras veces tomaba un camión de pasajeros y en combis, pero siempre con el temor que le fuera pasar algo su pequeña hija.

Cuando llegó a la frontera entre México y Estados Unidos, los polleros los dejaron en una calle de la ciudad, sin saber a dónde acudir, lo único que hizo fue por preguntar por un puente para ir a Estados Unidos.

Una vez que llegó el cruce internacional Paso del Norte, personal de los puentes lo desalentaron ya que dijo que es muy difícil que las autoridades norteamericanas los acepten.

Candelario Loarca decidió que no podría continuar con su intención de cruzar a Estados Unidos a unirse con su pareja que logró internarse a Estados Unidos hace cuatro meses.

Ahora la situación del migrante es conseguir 2 mil 400 pesos para su pasaje de camión para dirigirse a Chiapas y cruzar nuevamente la frontera con Guatemala a su lugar de origen.

Señaló que ha tenido contacto vía telefónica con sus familiares y les planteó la situación en esta frontera, sin embargo, no pueden mandarle dinero para que se regrese a Guatemala debido a que no cuenta con una identificación oficial para recoger el dinero.

Ante ello, acudió a la oficina del Centro de Atención Integral para Migrantes para que lo puedan ayudar a trasladarse hasta su lugar de origen.

Afortunadamente su hija María no ha tenido problemas de salud, pero extraña su hogar y poder jugar con sus primos que viven en Guatemala, su país el cual nunca debió de abandonar por seguir a su esposa, dijo con el rostro triste.

Local

Agreden policías municipales a reportero de El Heraldo de Juárez y a su familia

Los hechos sucedieron a un costado del monumento Umbral del Milenio

Local

Imputan a chofer de accidente 14 muertes

Fue inculpado, además, por lesiones causadas a 27 personas

Local

Rachas de viento por encima de los 65 km/hr

El Servicio Meteorológico Nacional prevé caída de nieve y aguanieve en distintas zonas del estado

Sociedad

Huachicol, un cáncer para la tierra fértil

Se han contabilizado cientos de derrames en cultivos, sin embargo, autoridades estatales y federales hacen caso omiso

Sociedad

Indígenas no pedimos el Tren Maya: Concejo de Las Abejas de Acteal

Señalan que su construcción impactará de manera negativa no sólo a las comunidades por donde pasará sino a otras cercanas

Política

Sin licitación, 77% de las compras de AMLO

El IMCO reportó que en la actual administración, 8 de cada 10 contratos se otorgaron por adjudicación directa

Finanzas

Banco del Bienestar gasta 274 mdp en seguridad

La institución incrementó 10 veces el presupuesto para vigilar las instalaciones donde se realiza la dispersión de programas sociales