/ miércoles 17 de abril de 2019

Repintan cruces en la avenida Juárez

Mujer se armó con un rodillo y repintó varias cruces colocadas

Ciudad Juárez, Chihuahua.- En desafío a los automovilistas que iban ayer a El Paso, Texas, por la avenida Juárez, una mujer se armó con un rodillo y repintó varias cruces colocadas entre los carriles de los vehículos.

Se trató de la señora Paula Flores, madre de una jovencita de 17 años que en 1998 fue violada, torturada y asesinada.

Ahora, la madre de Sagrario González Flores, irrumpió en la arteria referida, cerca del puente internacional paso del Norte, donde colocó pintura de colores rosa y negro, para recordar a su hija.

Ninguna organización o colectivo de lucha por las mujeres asesinadas o desaparecidas, acompañó a Paula Flores, ya que decidió hacerlo en solitario, solamente estuvo con ella una hermana.

Las mujeres estuvieron durante la mañana y los integrantes de las policías tampoco intentaron detenerlas por rayar la infraestructura pública, lo cual en otros casos es considerado incluso un delito.

Sagrario desapareció el 16 de abril de 1998, dos meses antes de cumplir 18 años. Trabajaba en una maquiladora y estudiaba para ser maestra.

Su martirizado cuerpo se localizó en el desierto 14 días después. Era la cuarta de los siete hijos de Paula Flores y Jesús González. El padre se suicidó en 2006, incapaz de superar la pena.

La familia había llegado a Juárez en 1995, procedente de una localidad del vecino estado de Durango, con el sueño de mejorar sus vidas en la ciudad donde prosperaban las maquiladoras.

En febrero de 2005, la familia logró que la policía detuviese a José Luis Hernández, alias El Manuelillo, conocido del barrio y dedicado a cruzar personas a Estados Unidos. Había desaparecido siete años desde poco después del crimen y la investigación familiar conducía a él.

En su primera declaración, Hernández dijo que dos hombres le pagaron 500 dólares por entregar a la joven, a la que interceptaron al salir de la maquiladora, poco después de las 3 de la tarde y una vez que le cambiaron intempestivamente de turno, lo que impedía que su padre pudiese acompañarla.

Durante el juicio cambió su declaración y aseguró que actuó solo. Ahora cumple una condena de 28 años en una cárcel del lejano y suroccidental estado de Jalisco, en la costa pacífica.

Ciudad Juárez, Chihuahua.- En desafío a los automovilistas que iban ayer a El Paso, Texas, por la avenida Juárez, una mujer se armó con un rodillo y repintó varias cruces colocadas entre los carriles de los vehículos.

Se trató de la señora Paula Flores, madre de una jovencita de 17 años que en 1998 fue violada, torturada y asesinada.

Ahora, la madre de Sagrario González Flores, irrumpió en la arteria referida, cerca del puente internacional paso del Norte, donde colocó pintura de colores rosa y negro, para recordar a su hija.

Ninguna organización o colectivo de lucha por las mujeres asesinadas o desaparecidas, acompañó a Paula Flores, ya que decidió hacerlo en solitario, solamente estuvo con ella una hermana.

Las mujeres estuvieron durante la mañana y los integrantes de las policías tampoco intentaron detenerlas por rayar la infraestructura pública, lo cual en otros casos es considerado incluso un delito.

Sagrario desapareció el 16 de abril de 1998, dos meses antes de cumplir 18 años. Trabajaba en una maquiladora y estudiaba para ser maestra.

Su martirizado cuerpo se localizó en el desierto 14 días después. Era la cuarta de los siete hijos de Paula Flores y Jesús González. El padre se suicidó en 2006, incapaz de superar la pena.

La familia había llegado a Juárez en 1995, procedente de una localidad del vecino estado de Durango, con el sueño de mejorar sus vidas en la ciudad donde prosperaban las maquiladoras.

En febrero de 2005, la familia logró que la policía detuviese a José Luis Hernández, alias El Manuelillo, conocido del barrio y dedicado a cruzar personas a Estados Unidos. Había desaparecido siete años desde poco después del crimen y la investigación familiar conducía a él.

En su primera declaración, Hernández dijo que dos hombres le pagaron 500 dólares por entregar a la joven, a la que interceptaron al salir de la maquiladora, poco después de las 3 de la tarde y una vez que le cambiaron intempestivamente de turno, lo que impedía que su padre pudiese acompañarla.

Durante el juicio cambió su declaración y aseguró que actuó solo. Ahora cumple una condena de 28 años en una cárcel del lejano y suroccidental estado de Jalisco, en la costa pacífica.

Villa Ahumada

Cruz Roja hace rifas para poder sobrevivir

Ante la presencia de colaboradores, voluntarias y ciudadanos

Local

Alistan la M-Expo Wire Processing Technology

Tendrán las mejores exposiciones en tecnología de procesamiento de cables en la región

Local

Realizan Tour de Innovación

Organizada por el distribuidor nacional de automatización ABSA

Villa Ahumada

Abre PES nueva oficina

Este instituto político reabrirá en breve oficinas donde trabajara el Nuevo Comité Directivo Municipal

Villa Ahumada

Cruz Roja hace rifas para poder sobrevivir

Ante la presencia de colaboradores, voluntarias y ciudadanos